lady_gato.jpg_1835716012Un video publicado recientemente en redes sociales denunció la manera en la que una mujer mostraba una actitud prepotente y clasista ante elementos militares pues según ella, era hija de un general y no debía esperar por un lugar en el estacionamiento.

Las redes sociales son un arma de doble filo, pueden ayudar tanto como pueden perjudicar, tan manifiesto es que han servido para crear comunidad respecto a una buena causa o para denunciar cualquier tipo de acciones irregulares que puedan acontecer.

En México tenemos el particular caso de las Ladies y Lords, quienes son denunciados a través de redes sociales por atentar contra las buenas costumbres.

Y aunque recibir el título de lord o lady puede ser para muchos un honor, en el país hacerse de tal nombramiento es sinónimo de desprestigio y burla para señalar a alguien de manera pública a través de redes sociales.

Personas que por pertenecer a una clase social privilegiada, tratan mal a sus semejantes, especialmente, si estos no son de su misma “categoría”.

Para su mala suerte y buena de la nuestra, en muchos casos estos sujetos son descubiertas por otra persona, que las graba y difunde en redes hasta convertirlas en noticia viral, otorgando a los protagonistas el famoso título de Lady o Lord.

Tal es el reciente caso de #LadyGato, quien fue grabada y subida a redes sociales luego de mostrar una actitud prepotente, cargada de autoritarismo y evidente clasismo, elementos que integran el combo perfecto que caracteriza a las Ladies y Lords.

Pues resulta que esta aparente hija de general se encontraba a bordo de una camioneta Buick gris con placas NBS-96-76 del Estado de México, y estaba molesta porque a diferencia de todas las personas que estaban haciendo fila para ocupar un lugar en el Hospital General, la mujer con una actitud altanera no quería esperar su turno por ser hija de un general.

Motivo por el cual fue grabada por uno de los uniformados que brindaba sus servicios de guardia en el estacionamiento.

Al grito de: “Pinc** gato de mier**”,  “Soy hija de general, imbécil”, la mujer le tronaba los dedos a los uniformados que la habían detenido por abuso de confianza y pedante actitud.

“A ching** a su madre, pende**”, le repitió a la persona encargada de grabar y difundir el video segundos antes de que terminara la grabación.

DEJA UNA RESPUESTA