PUBLIREPORTAJE.- La pantalla a color llega a la Xiaomi Band. Año tras año el fabricante chino ha ido renovando su ‘wearable’ más popular, pero han necesitado cuatro generaciones para incorporar una pantalla AMOLED a color manteniendo al mismo tiempo su ajustado precio. Hemos estado probando la nueva pulsera cuantificadora durante las últimas semanas y aquí os traemos nuestro análi2560_3000sis de la Xiaomi Mi Band 4.

El diseño de la nueva Mi Band 4 es muy similar a las anteriores. ¿Qué ha cambiado entonces además de la pantalla? La hemos llevado a la playa, a correr y de festival para ver si ha cambiado algo respecto a la Mi Band 3 y hemos visto que estamos ante una pulsera bastante más completa, mejor para hacer un seguimiento del ejercicio y más intuitiva a la hora de utilizar. Para todos aquellos que queráis conocer qué ofrece la nueva Xiaomi Mi Band 4, esta ha sido nuestra experiencia.

La Xiaomi Mi Band empieza a ser un producto icónico. Sea la generación que sea, lo cierto es que por la calle es fácil de identificar. Con el paso de los años Xiaomi ha ido perfeccionando su apariencia, pero estéticamente desde lejos todas las Mi Band parecen iguales. Desde lejos, si la pantalla está apagada, esta Mi Band 4 es muy difícil de diferenciar de la Mi Band 3. COMPRAR AQUÍ

Sin embargo lo cierto es que la Mi Band 4 sí ha mejorado su diseño. Seguimos teniendo una pulsera con una correa de silicona transpirable y el cuerpo es prácticamente del mismo tamaño y peso. Una vez puesta se antoja ligera y bastante cómoda, además la sujección es buena y no tenemos la sensación que vaya a caerse.

Son 22 gramos de peso. La correa de silicona no se ha modificado y cuenta con 12 agujeros para ajustarla a nuestra muñeca. Es un margen bastante amplio.

Ahora simplemente tenemos un botón táctil capacitivo que queda muy oculto, totalmente integrado y liso. Un paso adelante que hace que cuando la pantalla esté apagado quede todo más compacto.

Pese a tener una mejor pantalla, la Mi Band 4 sigue siendo prácticamente igual de ligera y cómoda de llevar. Este año, el hecho de tener una pantalla a color además ayuda a que el aspecto empiece a ser más bonito y llamativo.

La superficie de la pantalla es hasta un 39,9% más grande respecto a la Mi band 3, según los datos oficiales de Xiaomi. A la hora de la verdad no se nota, porque es un OLED y el negro está muy conseguido. Y es que de frente es prácticamente imposible diferenciar la pantalla de lo que es el marco, si bien con un cierto ángulo de inclinación sí se puede ver el recuadro. Finalmente está el hecho de tener una pantalla a color. Es un detalle que se agradece muchísimo también a nivel de diseño. Ya no da esa sensación de pulsera económica, ahora al tener una pantalla a color se permite la comparación con pulseras bastante más caras.

Con la Mi Band 3 se introdujo la pantalla táctil. Ahora la pantalla a color. Pero también hay un cambio en el cristal que rodea la pantalla. El cristal es ligeramente redondeado en los bordes, aunque este año es bastante menos pronunciado que el cristal 2.5D de la Mi Band 3. Al principio prefería los bordes más redondeados porque me daba mejor sensación al tacto, pero al cabo de unos días he visto que hay menos reflejos y da un mejor aspecto al ser una pulsera más plana.

El diseño sigue siendo muy parecido al de las anteriores generaciones, tal es así que la mayoría de pulseras de la 3 sirven para la Mi Band 4.

Para cargar la Mi Band 4 necesitaremos extraer la correa. No es hacer clic y ya está, porque está muy ajustada y cuesta un poco. En la parte trasera tenemos los pines de carga y el sensor de ritmo cardíaco, que este año es algo más grande.

Lo que no ha cambiado es que sigue siendo una pulsera con resistencia al agua IP68, que podremos sumergir hasta 50 metros o 5 ATM. La hemos llevado a la playa y no hemos tenido problemas. Eso sí, cuando la pantalla está mojada, la Mi Band 4 detecta toques accidentales y no funciona muy bien a la hora de controlarla. Habrá que esperar unos segundos para que se seque y entonces ya irá bien.

A su favor decir que la Mi Band 4sí cuenta con un entrenamiento dedicado para natación y cuantificar brazadas, por lo que podremos llevarla a la piscina y utilizarla para nadar. Aún así, bajo el agua no funciona el sensor de ritmo cardíaco.

41Xhpw8hJRL

 

 

DEJA UNA RESPUESTA