El viernes noche mexicana en Santo Domingo
Con el recorrido desde 2013, se cumplen 22 años que de forma ininterrumpida los jinetes de Sabinas, cabalgan más de 300 kilómetros dividas en siete etapas.

Sabinas, Coah.- Cabalgantes de Sabinas se preparan para partir este sábado 31 de agosto del poblado de Santo Domingo municipio de Ramos Arizpe, para recordar la llegada de los primeros pobladores a la hoy hospitalaria ciudad de Sabinas. Con el recorrido desde 2013, se cumplen 22 años que de forma ininterrumpida los jinetes de Sabinas, cabalgan más de 300 kilómetros dividas en siete etapas.
Regulo Zapata Jaime, uno de los fundadores del ya tradicional recorrido, recuerda como hace 22 años nació “una puntada” entre ocho hombres y una mujer, naciendo en ese momento esta tradición considerada como la madre de las Cabalgatas.
“El viernes estamos en Santo Domingo, lo que es la coronación, la cena-baile, cena mexicana donde se va a coronar a Nicoll I, a partir de las 9 de la noche empezamos el ambiente”, cito uno de los considerados como el pionero de la tradicional Cabalgata Santo Domingo – Sabinas.
Ya que el dí­a 31 –sábado- al filo de las 07:00 horas se inicia el recorrido, cubriendo la primera de siete etapas, recorrido de Santo Domingo a Paredón, y así­ sucesivamente al resto de los puntos trazados en el recorrido, de tal forma que el viernes 6 de septiembre hacen su entrada a la ciudad de Sabinas, sumándose con ello a las también ya tradicionales fiestas de Sabinas.
El dí­a 7 de septiembre, el contingente de Cabalgantes que parten este sábado 31 de agosto de Santo Domingo, se integran a la Gran Cabalgata de Sabinas.Regulo Zapata Jaime
Dijo que a pesar de las inclemencias del tiempo, las adversidades que se han vivido a lo largo de estos 22 años, los jinetes fundadores han seguido la tradición y cada año son nuevas familias las que se integran de tal forma que visitantes toman la cabalgata como suya, y viven su intensidad.
Finalmente dijo que el sueño es que esta tradicional Cabalgata Santo Domingo – Sabinas, perdure, no solo mientras vivan sus precursores, sino que se mantenga por las nuevas generaciones de Sabinenses, quienes deben de recordar sus orí­genes.

DEJA UNA RESPUESTA