Jefe de informativos de Canal 5 Televisión.
Emilio Zárate. Jefe de informativos de Canal 5 Televisión.

Sin duda el tema de la seguridad en los ayuntamientos, es considerado como “El talón de Aquiles”…, – la verdad yo no conozco a ese señor, pero ha de ser “canijo” por la comparación que se hace en su persona -. La llegada de efectivos de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena), de la Marina Armada de México, pero sobre todo los agentes de la policí­a estatal operativa a las direcciones de policí­a de los principales municipios de la Región Carboní­fera, ha causado controversia entre la gente. Muchos han visto con beneplácito esta decisión adoptada tras un encuentro de los alcaldes con el Procurador de Justicia en el Estado, Homero Ramos Gloria, por allá en el Oasis del Norte, donde se presume se abordó el tema sobre los acuerdos establecidos dentro del Consejo Estatal de Seguridad.

Pero bien, serias han sido las crí­ticas para los policí­as de los municipios de Melchor Múzquiz, Sabinas y San Juan de Sabinas, el agravio menos ofensivo trata de su falta de preparación académica, que en burdas palabras los tildan de analfabetos.

Si bien es cierto, estos hombres y mujeres encargados de la seguridad, pero sobre todo de atender las situaciones donde se cometen faltas administrativas, quizás carezcan de preparación, pero tienen el coraje de salir a la calle aun y con sus vicisitudes, con el empeño de atender las quejas y demandas de la gente. Creo que el rezago en su preparación, es un asunto que no surge de ahora, pues basta con investigar, y muchos de los policí­as tienen toda una vida brindando sus servicios como servidores públicos. Quizás con toda esa ignorancia, con su falta de preparación y criterio, como que se debe analizar un poco la situación del policí­a. Pocos son merecedores a reconocimientos, casi nadie sabe bajo qué condiciones trabaja, vive y busca el bienestar diario, en fin, son una serie de cuestionamientos los que surgen en base al desempeño del policí­a. La intención, no propiamente es “martirizar” a estos servidores públicos, pero sí­ crear conciencia entre la gente, que pocas veces han reparado en saber por qué tantas deficiencias en el tema de seguridad.

Creo que en estos momentos no se trata de buscar todas esas deficiencias que por años han cubierto a las corporaciones policiacas, sino más bien, es momento de tener una policí­a mejor preparada, y por ello es necesario no solo en esta ocasión concentrar a los policí­as buscando su capacitación, sino que de forma periódica o constante se busque mejorar este departamento que los 365 dí­as del año tiene injerencia y contacto directo con la gente, que al final de cuentas es su patrón, pues gracias a sus contribuciones se erogan los sueldos del policí­a.

De ahí­ necesaria la reflexión, pues tras la concentración de policí­as en el 69 batallón de infanterí­a, allá en la sexta zona militar en la ciudad de Saltillo, muchas han sido las voces que literalmente los han “crucificado”, “es que andan mal, a ver cómo les va, hasta que por fin los agarraron”, son solo parte de las expresiones de la voz del pueblo. Pocos son los que ven con optimismo la concentración de policí­as y tránsitos, quienes participaran en un lapso de 30 dí­as en un curso de adiestramiento, donde además de abordar temas sobre cómo actuar en distintas situaciones, el respeto de los derechos humanos, la preparación fí­sica y la aplicación de exámenes de control y confianza, vienen a marcar ese compromiso que se tiene con ese rubro. Hoy en dí­a el tema sobre el cambio, de la mejora continua, de la capacitación, se ha convertido en una constante. Por qué no darles el derecho de la duda y esperar los resultados. Los mejores hombres y las mejores mujeres, habrán de aprobar esta capacitación, quien no lo haga quizás no tenga la vocación de policí­a.

DEJA UNA RESPUESTA