Nave ORION
La nave ‘Orion’, en la que irí­an los astronautas, se acopla al vehí­culo robótico que capturará el asteroide.| NASA

Agencias.- La NASA ha revelado, en forma de ví­deos y bocetos, parte de los planes en los que está trabajando para encontrar, capturar y enviar astronautas a un asteroide cercano a la Tierra hacia el año 2021, como paso previo a un futuro viaje a Marte.
El ambicioso proyecto se incluye en el plan del presidente de EEUU, Barack Obama, de gasto de 17.700 millones de dólares para la agencia espacial de EEUU durante el año fiscal 2014. Como parte de este proyecto, la NASA ha creado un plan preliminar que será desarrollado durante el año que viene.
El plan, según los bocetos y el ví­deo publicado el jueves por la NASA, consiste en enviar primero una sonda espacial que capture un asteroide cercano a la Tierra, enganchándose a él y envolviéndole en una especie de bolsa gigante, para después desviar su trayectoria hasta situarlo en una órbita estable.
Misión en la cápsula Orion
Una vez completada esta primera parte de la misión, la nave espacial ‘Orion’ que está desarrollando la NASA serí­a lanzada desde la Tierra con dos astronautas e iniciarí­a un viaje de alrededor de nueve dí­as hasta llegar al asteroide capturado, valiéndose del impulso dado por la fuerza de gravedad de la luna.
Tras llegar a su destino, los astronautas acoplarí­an su nave Orion a la sonda espacial e iniciarí­a un paseo espacial, a través de una pasarela especial, hasta el asteroide con el objetivo de recoger muestras y estudiar su superficie. El objetivo de la NASA es que esta misión pueda verse completada para 2025, aunque el proyecto todaví­a está en sus primeras etapas.
Actualmente, los ingenieros y cientí­ficos de la agencia están evaluando las mejores alternativas para poder hacer realidad la visita de dos humanos a un asteroide. Para ello, cuenta con poder utilizar tecnologí­a punta, como la nave espacial Orion que realizará su primer viaje al espacio previsiblemente el año que viene.
La nave utilizarí­a impulsores eléctricos y de energí­a solar y arrastrarí­a el cuerpo hasta situarlo en el Punto de Lagrange EML2, en donde las fuerzas gravitatorias de la Tierra y la Luna se equilibran, de manera que el asteroide puede mantenerse estacionario.
En cuanto a los posibles riesgos, los cientí­ficos aseguran que no supondrí­a amenaza alguna para la Tierra ya que los asteroides elegidos serí­an del tipo C (condritas carbonáceas, los más comunes), que tienen la misma densidad que “una bola de barro seca” y que, además, llegarí­an hasta la Tierra a una velocidad segura.

[media url=”http://www.youtube.com/watch?v=jXvsi7DRyPI#t=200″ width=”600″ height=”400″]

DEJA UNA RESPUESTA