Mauricio Garcí­a
Luis Mauricio Garcí­a Robledo, Jefe de Información de la Región Carboní­fera en el periódico La Voz

Los nombramientos más importantes que espera la ciudadaní­a en las próximas administraciones, son en las direcciones de Seguridad Pública Municipal, contexto que a más de cuatro alcaldes electos ya los puso en una situación tensa.
Muchos llegaron con el compromiso de llevar a su compadre, a su mejor amigo, a un recomendado a dicho cargo, pero como el horno no está  para bollos, las autoridades estatales y federales “recomendarán” a los alcaldes, continuar con la misma lí­nea de mantener militares en dichos cargos
A muchos no les agrada la idea, a otros sí­, más cuando saben que en ese rubro tal y como está la situación no es factible dejar las riendas en estos momentos en manos de alguien por cumplir solo un compromiso moral o de campaña.
El costo polí­tico puede ser bastante, en campaña si bien los candidatos no tocaban ese tema, el electorado siempre puso en boga dichos temas, mas en las mesas de trabajo que sostuvieron durante sus campañas polí­ticas.
No es un trabajo fácil, la ciudadaní­a demanda más acciones en ese rubro, consideran que todo lo que se hace es insuficiente y es lógico que la gente piense así­, por que la inseguridad crece.
El talón de Aquiles sin duda alguna será ese departamento, Seguridad Pública Municipal, la pregunta es, los próximos alcaldes decidirán por un militar en ese departamento u optarán por cumplir sus compromisos de campaña.
Y es que en antaño se estila siempre, que el director de Seguridad Pública o comandante, era el compadre del alcalde, hasta hace pocos años comenzó a cambiar y se dejó ver ese cargo como la dirección para mi amigo o compadre que siempre quiso ser policí­a o por que le gustan las armas, ahora las necesidades son otras y  obliga realmente a tener un profesional en esa área, aunque no garantiza tampoco que las cosas serán mejores, pero esa es la pregunta, un militar o mi compadre.

1 Comentario

  1. El talón de Aquiles es una expresión que se emplea para referirse al punto flaco o débil de una persona o cosa.
    El que pongan compadre o militar e incluso honorable ciudadano, hará de las suyas hasta que se lo permitan los que lo ponen

DEJA UNA RESPUESTA