Los rincones más misteriosos del planeta Tierra son aún lugares singulares para la ciencia, que encierran formas extrañas de vida y condiciones extremas. ¿Te animas a descubrirlos?

Alan English (Flickr)
Alan English (Flickr)

 

Nuestro planeta conserva aún secretos fascinantes aún por descubrir. Así­ lo demostraron cientí­ficos de la Smithsonian Institution, cuando dieron a conocer el descubrimiento del olinguito, una nueva especie de mamí­fero de los bosques de neblinas de Ecuador y Colombia. ¿Te atreves a dar una vuelta por el mundo y descubrir los lugares singulares para la ciencia?

Primera parada, la Antártida

Comenzamos nuestro viaje por el planeta Tierra redescubriendo un rincón por todos conocido: la Antártida. Pero que sea famoso, no quiere decir que la ciencia sepa todos sus secretos. El continente sobre el cual se sitúa el Polo Sur alberga alrededor del 80% del agua dulce de todo el planeta.

Después de Asia, América y ífrica, la Antártida es el continente con mayor superficie de toda la Tierra. Y forma parte de la lista de lugares singulares por muchos motivos. Por un lado, conocer cómo se creó aún sigue siendo una máxima de muchos investigadores. Recientemente, cientí­ficos explicaron en la revista Nature que hace 22.000 años del inicio de la formación de este continente.

Wikipedia
Wikipedia

La Antártida también es un buen rincón para explorar el cambio climático del planeta. Los trabajos de la NASAsobre los efectos del calentamiento global mostraban hace un par de meses que el deshielo de su base suponí­a un 55% de la pérdida de estas plataformas de hielo flotante. Un rincón que encabeza nuestro repaso de lugares singulares para la ciencia, pero que sirve a la vez de voz de alarma para concienciarnos sobre el efecto del cambio climático.

Viaje a las profundidades: la fosa de las Marianas

Para llegar a nuestra próxima parada, debemos continuar con dirección al Pací­fico noroccidental. Allí­ encontraremos, justo al sureste de las Islas Marianas, la fosa oceánica de mayor profundidad. Aunque la ciencia conoce su existencia desde antes de 1870, lo cierto es que rincón del planeta es aún un verdadero misterio para los investigadores. La presión en la fosa es 2.000 veces superior a la de la superficie

En 1960, comenzamos a saber más cosas sobre sus caracterí­sticas, gracias al trabajo del batiscafo Trieste, cuya inmersión permitió calcular la profundidad de la fosa, estimada actualmente en 11.034 metros. Su punto más profundo, conocido como abismo de Challenger, presenta una presión dos mil veces superior a la que existe en la superficie. ¿Qué podrí­amos descubrir aquí­?

Además de la existencia de un calamar gigante, un lenguado desconocido hasta entonces y otros seres, en las fosa de las Marianas, podrí­amos descubrir organismos aún más increí­bles: bacterias hiperbáricas. Y es que en estos lugares singulares, la microbiologí­a encuentra bacterias, como en este caso, fascinantes, que son capaces de resistir las altí­simas presiones de la fosa.

Rumbo a Estados Unidos: camino de Yellowstone

Si la presencia de microorganismos extremófilos buscara un lugar ideal para vivir, no habrí­a duda. El parque nacional de Yellowstone, perteneciente a los estados de Wyoming, Idaho y Montana, es famoso por su fauna y sus espectaculares fenómenos geotérmicos.

Wolfgang Staudt (Flickr)
Wolfgang Staudt (Flickr)

 

En este parque nacional, podemos encontrar microorganismos que son capaces de vivir en condiciones totalmente extremas. Algunos de ellos viven en fuentes con temperaturas muy elevadas, de forma que se conocen como organismos termófilos. Thermus aquaticus es un claro ejemplo. Descubierta por el microbiólogo Thomas Brock en 1969, esta bacteria produce una proteí­na utilizada en millones de laboratorios de todo el mundo hoy en dí­a.

 

Pero lo mejor de Yellowstone no es lo que ya sabemos, sino lo que queda aún por descubrir. Y es que algunos estudios confirman que solo conocemos el 1% de la diversidad de microorganismos que habitan en el parque. Fascinante rincón para incluirlo en nuestra lista de lugares singulares.

Mar Muerto, cuando la sal es un problema

Las aguas del mar Muerto son un misterio para la ciencia. A pesar de su nombre, ¿oculta vida este rincón? Lo cierto es que a priori, si analizamos la alta salinidad que presenta este lago situado entre Israel, Cisjordania y Jordania, pensarí­amos que es imposible que aquí­ haya algo vivo.Existen bacterias capaces de vivir en el mar Muerto

Pero ya en 2010, un equipo de microbiólogos del Max Planck anunció que el lago rebosaba vida. Allí­ donde las condiciones son extremas, es más que probable que peces u otros seres no puedan vivir. Sin embargo, los hábitats extremos no son terreno prohibido para las bacterias.

Los cientí­ficos encontraron bacterias del género Halobacterium, un microorganismo capaz de vivir bajo concentraciones de sal muy elevadas. Y es que a pesar de lo que podrí­amos pensar, el mar Muerto está más vivo que nunca.

Finalizamos el viaje en Rí­o Tinto

La última parada de nuestra ruta por los lugares singulares para la ciencia está en el sur de España, en la provincia de Huelva. Allí­ se encuentra Rí­o Tinto, famoso por su extraño color rojizo. La tonalidad de sus aguas se debe a lameteorización de minerales que contienen sulfuros pesados, lo que hace que el rí­o presente unas condiciones ácidas extremas.

Big Max Power (Flickr)
Big Max Power (Flickr)

Como no podí­a ser de otra manera, la microbiologí­a también ha buceado entre las aguas de este rí­o. Desde hace años, el investigador Ricardo Amils explora los conocidos microorganismos quimiolitotrofos acidófilos, en otras palabras, las bacterias que son capaces de vivir con un pH menor a 2. Esta peculiaridad les hace ser buenos candidatos para entender el origen de la vida, ya que son microorganismos que presentan un fascinante sistema para obtener energí­a, independiente de la radiación.

Debido su particular biologí­a, el ecosistema de Rí­o Tinto es un buen análogo terrestre de lo que pudo haber sucedido en Marte, algo que actualmente investiga el robot Curiosity. Cinco lugares singulares para la ciencia, que hacen que sigamos diviertiéndonos con cada nueva investigación. ¿Qué será lo próximo que descubramos?

 

ví­a alt1040

DEJA UNA RESPUESTA