alta presión
Clemente Mancillas Dávila, Columnista

A pesar de las muchas formas de estar informado, los últimos acontecimientos dejan entrever que los mexicanos estamos más concentrados en lo que sucede en nuestras comunidades, que los grandes retos que tiene el paí­s, lo que sin duda confunde y desconcierta a los gobernantes. En dí­as pasados tuvimos la oportunidad de escuchar el mensaje del presidente Enrique Peña Nieto, con motivo de su primer informe de gobierno, a pesar de ser el primer año después de 12 que no estaba en el poder quien nos gobernó por más de 70 años, el acontecimiento no paso a mayores.
Dejarí­a al razonamiento personal el hecho, no sé si es porque el presidente de la república, cubrió demás las expectativas, no cumplió con ellas o simplemente hay cosas más importantes que atender en cada región del paí­s. Entre que si nos alcanza para las listas de útiles escolares, que si se completan las escuelas de maestros, que si nos piden dinero de más para guí­as, jabones, música y hasta para el conserje, los padres de familia están más interesados en como cumplir con las demandas de la escuela, que por las llamadas reformas estructurales y sus manifestaciones de rechazo.
Tal vez por ser una área en la que la que todos los mexicanos estamos más relacionados, llamo más la atención las marchas de maestros en diferentes partes de la república, que el llamado pacto por México, la reforma energética y la hacendaria o fiscal. Las palabras y discursos rebuscados se han quedado opacados con la inconformidad que han generado los 4 mil manifestantes en el distrito federal, que dicho sea de paso, con la información que nos llega a provincia la mayorí­a opina que deja mal parados a los inconformes y ante la opinión pública, pierde seriedad su lucha. El hecho de que hayan evidenciado que hay muchos manifestantes que no son maestros, ya es un golpe duro y si le sumamos que las maestras ahora andan en busca de los policí­as guapos que las resguardan, para tomarse fotos con ellos, sin duda los deja peor de lo que ya estaban ante el resto de la sociedad.
Es claro que esos temas son importantes porque a diario se puede conversar con quienes ejercen esa noble labor de enseñar, incluso se puede debatir y discutir el tema con un poco de conocimiento de causa. Sin embargo si usted le pregunta a la mayorí­a de los mexicanos, si entiende la reforma energética, el pacto por México o la reforma hacendaria, seguramente la respuesta será vaga o nula, a pesar de ser temas torales para el desarrollo de este paí­s. Este fin de semana estamos más preocupados por si pasa o no la selección el hexagonal rumbo a Brasil, más preocupados por si el Canelo le gana a Mayweather la próxima semana y dejamos de lado los grandes temas que se ventilan en el paí­s. En esta región y en todo Coahuila, estamos más al pendiente de los calefactos que quieren ser candidatos a diputados, porque a pesar de reprobar los procesos electorales y decir que todos son iguales, no deja de ser un tema de conversación en todos los cí­rculos socioeconómicos.
En fin, si el gabinete del presidente Peña, los diputados y senadores, quieren que les pongamos más atención a lo que están haciendo, que nos lo expliquen con peras y manzanas, sin no, que se olviden que los atenderemos, a fin de cuentas en cada uno de los hogares mexicanos hay cosas más urgentes que atender, al fin de cuentas nos quejemos o no, protestemos o no, todo lo deciden en las cúpulas polí­ticas de todos los partidos.

 

DEJA UNA RESPUESTA