diputados
Después de la Ley de Ingresos, la Cámara de Diputados debe votar el Presupuesto de Egresos para 2014 (Cuartoscuro).

CIUDAD DE Mí‰XICO (CNNMéxico) — A 17 dí­as de que la Cámara de Diputados vote la Ley de Ingresos para 2014, los desacuerdos entre los principales partidos polí­ticos dificultan no solo la discusión del tema, sino de dos de las reformas estructurales propuestas por el presidente Enrique Peña Nieto: la hacendaria y la energética. La Ley de Ingresos debe votarse a más tardar el 20 de octubre. Sin embargo, todaví­a no existe consenso en puntos clave como el déficit fiscal. Peña Nieto, militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), propone para el próximo año un endeudamiento del 1.5% del Producto Interno Bruto (PIB), un planteamiento que rechazan los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), pues consideran que generarí­a inestabilidad económica. “Lo más grave para nosotros es que esa deuda no la está solicitando para invertir en infraestructura y generar empleo, sino la está solicitando para gasto corriente, llámese seguro de desempleo, llámese pensiones universales (…), es decir, la va a utilizar para gastarla, no para invertirla”, dijo este jueves a medios el coordinador de los senadores panistas, Jorge Luis Preciado. El PAN y el PRD, sin embargo, dicen ser conscientes de que el plazo legal obliga a las bancadas a llegar a consensos pronto. “(La falta de acuerdos) puede complicar todo, pero el plazo es constitucional”, dijo en entrevista Miguel Alonso Raya, vicecoordinador de los diputados del PRD. En su propuesta de Ley de Ingresos, Peña Nieto argumenta que el déficit fiscal busca “financiar las necesidades de recursos del gobierno federal” y promete que las autoridades harán “un adecuado manejo de riesgos” de la deuda pública.
La polémica fiscal
Además de la Ley de Ingresos, la Cámara de Diputados discute la propuesta de reforma fiscal del gobierno. La iniciativa no tiene un plazo legal para ser votada, pero si queda aprobada, modificarí­a las previsiones económicas para el próximo año. Emilio Gamboa Patrón, coordinador de los senadores del PRI, confió en que la reforma quedará aprobada a pesar de la controversia que ha causado. “(Los diputados) están escuchando a los sectores y (…) la Secretarí­a de Hacienda también está flexibilizando en muchos puntos su posición. No cabe la menor duda que habrá reforma hacendaria como más le convenga a nuestro paí­s”, dijo el priista a medios el miércoles. El documento que Peña Nieto envió al Congreso incluye medidas que han causado polémica entre partidos, organizaciones empresariales y ciudadanos, como un aumento del Impuesto Sobre la Renta (ISR), la eliminación de regí­menes especiales y la aplicación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a colegiaturas y operaciones con inmuebles. Luis Alberto Villarreal, coordinador de los diputados del PAN, dijo el miércoles a medios que esas propuestas representan un “asalto a la clase media”, aunque aseguró que su partido está “a favor de discutir con toda seriedad”. Silvano Aureoles, coordinador del PRD en San Lázaro, señaló este jueves que no sólo debe defenderse a la clase media, sino a los sectores de menores ingresos. “Es tiempo de que ubiquemos las cosas en su justa dimensión. (…) Tiene que haber contribución: quien más gana, que más pague”, dijo a periodistas.
Debate energético, con condiciones
Las fuerzas de oposición, por otra parte, están de acuerdo en condicionar la discusión de la reforma energética del gobierno a que antes se discuta y apruebe la reforma polí­tico-electoral. Peña Nieto propone modificar la Constitución para permitir a Petróleos Mexicanos (Pemex) asociarse con particulares en la producción de hidrocarburos. Al implicar cambios constitucionales, la medida requiere los votos de dos terceras partes de ambas cámaras. La oposición tiene puntos de vista opuestos sobre el tema. El PAN está a favor de que particulares entren al sector energético, aunque exige un esquema más abierto que les otorgue concesiones. En contraste, el PRD rechaza modificaciones a la Carta Magna y acotar las asociaciones entre Pemex y la iniciativa privada. Ambos partidos, sin embargo, demandan al PRI que antes de entrar a ese asunto se aprueben medidas como crear una sola autoridad electoral, endurecer las sanciones para quien viole la ley en comicios y obligar a que los integrantes del gabinete presidencial sean ratificados por el Congreso. El PRI ya anunció no hará una propuesta en la materia, sino que presentará la iniciativa del Pacto por México y considera que el tema puede debatirse a la par de la reforma hacendaria y de la energética. “De lo que se trata es de que en forma paralela corran cuando menos tres debates: el polí­tico-electoral, el hacendario y la reforma energética”, dijo este miércoles el lí­der priista, César Camacho. Mientras tanto, el Senado alista la ruta crí­tica para la discusión y aprobación de la reforma polí­tica-electoral. Las mesas directivas de las comisiones de Estudios Legislativos Primera, Gobernación, Puntos Constitucionales y Reforma del Estado se reunieron este jueves para afinar el tema, según informó la Cámara alta en un comunicado.

DEJA UNA RESPUESTA